colonizacionemocional.com

Síguenos...

Vergüenza

La vergüenza puede ser consciente, percibida como tal, o encubierta, cuando se tienen conductas para evitar el contacto con la gente de modo de no exponerse a situaciones que pudieran provocarla.

En la colonización emocional  (abuso psicológico encubierto) no es necesario que el colonizador haga sentir vergüenza abiertamente, basta con que vaya erosionando el sentimiento de autoestima. Una vez que la persona abusada se ve como inferior, con defectos, la vergüenza estará lista para activarse cuando interactúe con otras personas.

En su grado máximo la vergüenza puede dar lugar a lo que se denomina fobia social: ansiedad extrema al estar con otra gente; estar preocupado /a cuando va haber una fiesta, una reunión anticipando pasar vergüenza; ruborizarse al iniciar una conversación; aislarse, etc.

La  vergüenza tiene como base una imagen falsa de los demás a los que se siente como superiores respecto a la propia persona, no se los cuestiona. La persona que siente vergüenza está tan absorta viéndose a sí misma como inferior que no hay ningún análisis, ninguna observación sobre lo que el otro es, se lo idealiza.

La vergüenza crea un círculo vicioso: por ella, la persona se retrae, no inicia actividades sociales, no se presenta a oportunidades de trabajo, de formación, a encuentros que le permitirían formar pareja. Luego, se contempla como no siendo, no teniendo lo que anhela y siente que otras personas sí tienen. Eso la hace sentir inferior, con lo que se incrementa el sentimiento de vergüenza, en un círculo que se realimenta.

Algunas preguntas para cambiar mi manera de verme

  • ¿En qué rasgos de personalidad soy menos hábil, menos dotada, menos atractiva comparada con  otras personas pero en qué otros rasgos el otro /a  es menos que yo, qué limitaciones tiene que yo no tengo? No se trata de inventar defectos en el otro /a, en los demás en general, sino de verlos de manera realista.
  • ¿Por qué hay gente que tiene limitaciones similares a mí y, sin embargo, no repara continuamente en ellas? ¿Tengo una tendencia a rumiar, es decir, a quedarme atrapada en lo que me duele, me preocupa, perdiendo una visión global de mí? ¿Mi tipo de pensamiento está centrado en una continua autoevaluación?
  • ¿Qué relación puede tener esa tendencia a una autoevaluación negativa  con lo que las  figuras importantes de mi vida me han hecho y me siguen haciendo sentir?
  • ¿Cuáles son mis puntos valiosos? ¿Pienso en ellos o estoy tan centrada en mis limitaciones que rumio continuamente sobre éstas?
  • ¿Qué situaciones viví en que se me avergonzó, se me hizo sentir tonta, torpe, no agraciada físicamente? Situaciones en que acepté sin posibilidad de reflexionar lo que el otro me hacía sentir, creer.
  • ¿Tiendo a no ver, a olvidar lo que hago bien, las respuestas positivas de la gente hacia mí? ¿Pienso que cuando me alaban se equivocan o lo hacen por lástima?

Si este sitio te parece de utilidad, ayuda a difundirlo
liberación emocional
Con la tecnología