colonizacionemocional.com

Síguenos...

Tácticas frecuentes del colonizador


  • Se niega a hablar del malestar de la persona colonizada.
  • No asume ninguna responsabilidad por el estado de la relación, niega la evidencia de que algo anda mal.
  • Trivializa el malestar de la persona colonizada, niega  la importancia del reclamo por parte de la persona abusada: "Vas a hacer un drama, un escándalo por eso, otra vez con lo mismo".
  • No reconoce sus errores. Cuando éstos son evidentes y resulta imposible negarlos, se calla y no dice nada, o se queda enfadado /a, o saca algo del pasado en que el otro /a hizo algo semejante desviando la conversación hacia el otro /a, o habla de cualquier tipo de conducta inadecuada del otro/a. Cambia el foco de lo que se está discutiendo, pasa a otro aspecto de la relación; o pasa a hablar de un tema que no tiene nada que ver con aquello de lo que se está hablando. Su actitud se puede llamar "el muro": todo argumento racional, sensato, rebota contra él.
  • Disfraza el abuso como si se tratase de una broma, haciendo creer que la persona abusada no entiende una broma: "No sabes entender una broma, nunca tuviste sentido del humor".
  • Intenta convencer a la persona colonizada  de que a ésta  le gusta lo que en realidad son caprichos o preferencias del abusador encubierto.
  • Chantajea mediante el victimismo, su sufrimiento, con lo cual la persona con tendencia a cuidar, a sentirse culpable, automáticamente termina haciendo lo que el otro quiere. Chantajea emocionalmente haciéndose la víctima después de haber abusado: "¿Ahora me vas a hacer sentir mal?", "No me vas a hacer sentir culpable".
  • Dice que lo siente de una forma no creíble para terminar la conversación: "Ya te dije que lo siento, qué más quieres". Invierte la situación, el abusador /a pasa a ser el que le hace sentir a la abusada /o que lo está hostigando.
  • Saca de quicio a la otra persona y después le dice "¿Qué pasa contigo? ¡Mejor consulta a una psicóloga!".
  • Niega sus propios problemas (alcohol, otras drogas, diversas formas de patología mental), resistiéndose a cualquier sugerencia de que busque ayuda profesional  con el argumento “Siempre buscando problemas”.
  • Oculta sus dificultades sexuales -falta de deseo, impotencia, angustias por la eyaculación precoz, miedo a la penetración, frigidez- haciendo sentir a la otra persona que no es atractiva /o, que no es femenina /masculino, que lo irritó  y entonces se le fueron las ganas, que no es el momento, que la otra persona sólo piensa en el sexo; promete que el próximo fin de semana sí, que cómo se le ocurre, que los niños podrían escuchar.
Si este sitio te parece de utilidad, ayuda a difundirlo
liberación emocional
Con la tecnología